CiberConscientes de Pasto

Había una vez una señorita llamada María. Un día María estaba hablando con su novio por WhatsApp y después de tanta charla el novio le dijo que si lo amaba le mandara una foto íntima y si no, significaba que no lo amaba.

María se asustó ya que temía que su novio no la quisiera por no enviarle la foto. Para demostrarle su lealtad le mandó la foto y el novio comenzó a compartir la foto con sus amigos. 

Sus amigos empezaron a compartir la foto en diferentes grupos y esto generó que  empezaran a acosar a María. Recibía amenazas como que si no les mandaba más fotos íntimas la seguirían acosando, incluso recibía audios de personas insultándola. 

Pasado el tiempo, María, al sentirse tan acosada con las amenazas y ver cómo su foto se multiplicaba en Internet, entró en depresión y al no sentir la confianza de hablar con nadie y al no encontrar salida, decidió quitarse la vida.

La historia de María no debió terminar así. Amigos, amigas, padres e incluso las autoridades pueden ayudar a solucionar este tipo de situaciones. El contenido sexualmente explícito compartido sin autorización y el ciberbullying derivado de este son situaciones de riesgo que pueden reportarse. Ante una situación incómoda puedes hablar con las personas más cercanas y de confianza para que te orienten. 

¿Has decidido sextear? Asegúrate que bien los riesgos asociados al sexting, que tu decisión ha sido tomada sin presiones o amenazas y que lo haces sin precipitación. 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *