Por: Luz García, Valentina Jiménez, Isabella Madera, Adriana Rodes

Sincelejo, Sucre

Un día navegando en las redes me encontré con algo que creí que jamás me iba a suceder, y fue ahí cuando lo vi, habían creado un perfil con una de mis fotos haciendo una comparación con un personaje que tenía por nombre Miss Piggy. Esto me hizo sentir muy mal, muchos dirán que es algo banal, pero ellos no saben el impacto que tendría esa publicación en mí. 

Ustedes dirán que es mentira, pero en menos de una hora tenía más de 2.000 reacciones. Quise saber qué pensaba la gente sobre esto, entonces me dirigí a los comentarios, pero esto fue un gran error, lo que vi destruyó la poca autoestima que me quedaba. 

Pasé una semana en casa llorando, y los mensajes y comentarios se hacían cada vez más ofensivos. Tomé una decisión con ayuda de mis padres, y denuncié el perfil. Me llevé una gran sorpresa al enterarme que la dueña del perfil era mi supuesta mejor amiga. 

Este acto por parte de ella me dolió pero me enseñó a esperar un poco antes de depositar mi confianza en alguien, y lo más importante, a quererme y respetarme tal como soy. 

No podemos dejar que las personas que no ocupan un lugar importante en nuestra vida nos hagan daño. Recuerda que en el mundo digital este tipo de conductas que afectan a los demás pueden denunciarse.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *