Por: CiberConscientes

Pasto, Nariño

José era un joven que vivía con sus padres, y lo consentían mucho por ser hijo único. A punto de cumplir sus 18 años, José le pidió a sus padres un computador de última generación, pero no hacía mucho que ellos le habían dado un celular de alta gama, entonces le dijeron que no. Pero ante la insistencia de José, sus padres accedieron a comprarselo. 

Con el computador en sus manos, José descuidó mucho sus estudios y sus padres le manifestaron que si seguía así se lo quitarían. José, preocupado, creó una página de Facebook con otra identidad y conoció a unas chicas que querían trabajar y así ganar dinero.  

José pensó que podría ganar dinero y así no tendría que depender de sus padres, por esto les pidió a estas muchachas que realizaran videollamadas pornográficas y les prometió pagarles. José las grabó, vendió los vídeos a una página porno y ganó dinero. 

Al hacerse virales estos vídeos las muchachas denunciaron esta página de Facebook y así la policía cibernética dio con el paradero de José. Ahora José está en la cárcel y sus padres se arrepienten por haber criado a un joven tan consentido, caprichoso y ambicioso. 

Recuerda que en Internet puedes encontrar muchas oportunidades, como aprender, informarte y crear ideas que sean beneficiosas para los demás. Utiliza la tecnología siempre para el bien y nunca para dañar a otros. 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *