Por: Yeison Estiven Blanco Llanos y María Valentina Rodríguez

Soacha, Cundinamarca

Hace un año tuve un problema con mi cuenta de correo. Me encontraba realizando un trabajo para la escuela y busqué asesoría por Internet. Una persona me contestó y pidió mis datos personales para poder ayudarme con el informe, y yo accedí.

Tiempo después esa persona me volvió a escribir y me dijo que había ganado un premio. Para recibir el premio me pidió que por favor ingresara mi número de cuenta de banco o la de mis padres para hacerme llegar el premio. Me pareció un poco raro que me solicitara esa información y le dije que no le daría esos datos, pues son confidenciales. Esta persona me contestó amenazadoramente y me dijo que me hackearía todas mis cuentas si no le daba la información.

Más tarde todas mis cuentas se bloquearon y mi información se hizo pública. Al ver que todas mis fotos, videos e información quedaron expuestas decidí que lo mejor que podía hacer era denunciar.

La reflexión de esta situación es que no debemos darle nuestros datos personales y bancarios a desconocidos ya que podríamos llegar a ser víctimas de fraude electrónico o Phishing . Seamos cuidadosos con los datos que damos en Internet.

Por: César García y Karol Aparicio

Soacha, Cundinamarca

En mi colegio ocurrió un caso entre dos niños. Uno de ellos le prestó el celular al otro, en su celular tenía abierta su cuenta de Facebook, pero no le vio mayor problema a eso. 

El compañero que pidió el celular prestado se dio cuenta de esto y decidió en modo de burla escribirle a muchos niños y compañeros para pedirles fotos y videos obscenos e íntimos sin tener en cuenta que el perjudicado en todo esto sería su amigo.

Para que esto no te pase no dejes siempre abiertas tus redes sociales, y mucho menos en dispositivos que no son tuyos. Por otro lado, cuida a quién compartes tus accesos a redes sociales o cuentas de correo electrónico. Siempre cierra sesión, así evitarás este tipo de situaciones.

Recuerda que tus cuentas son privadas y no sabemos qué harían otras personas si tuvieran acceso a nuestras redes.   

Por: Brayan Aparicio y María Tamayo 

Soacha, Cundinamarca

Hace 3 años tuve un inconveniente en Internet. Estaba viendo memes en Facebook cuando de pronto me llegó la solicitud de una persona desconocida, no sabía quién era y esta persona no tenía fotos más allá de la de perfil, que era la de un hombre con gafas oscuras y pañoleta.

Más tarde me llegó un mensaje de él que decía que me conocía, que habíamos estudiado en bachillerato, por eso decidí aceptar la solicitud. Hablamos toda la tarde sobre la escuela, los amigos y los profesores. Yo sí sentía que lo conocía y sentí confianza para seguir hablando con él.

Luego él comenzó a preguntarme cosas más personales. Como que me gustaba, con quién vivía, si estaba soltera o tenía pareja, y la verdad al principio no se me hizo nada raro… hasta que me pidió que le enviara una foto mía.  

Yo le dije que no, que por qué quería una foto mía y comenzó a contestar con palabras amenazadoras. De inmediato le contesté que lo iba a bloquear si seguía hablándome así. Él me amenazó diciendo que si lo bloqueaba iba hasta mi casa y me lastimaba a mi y a mi familia, también me dijo que sabía dónde vivía y que tenía fotos mías desnudas. Rápidamente lo bloquee y lo demandé. 

Después de esta experiencia aprendí que debo pensar dos veces antes de agregar a cualquier persona en redes sociales y creer todo lo que me dicen. Lo mejor que podemos hacer cuando hablamos con personas que no conocemos en redes sociales es siempre dudar. 

CiberConscientes de Medellín.

Cada día estamos más conectados a Internet y las redes sociales, que poseen a miles de millones de usuarios se prestan para muchas situaciones que nos ponen a pensar sobre la protección de nuestros datos personales, fotografías o videos que subimos. 

En el mundo digital existen personas, que se apropian de la información personal como el nombre, la edad, la ciudad de nacimiento, además de las fotografías y videos de otra persona que posiblemente no esté enterada.

Nosotros como líderes e influenciadores #CiberConscientes les hablaremos sobre los posibles riesgos que se pueden presentar si nos suplantan en redes sociales.

  1. Pueden usar tu identidad para extorsionar a alguien más y que quien termine involucrado en este problema seas tú.
  2. Pueden usar tu identidad para citar a personas y atentar contra ellas. 
  3. Pueden usar tu identidad para reirse y acosar a otras personas y así fomentar el ciberbullying. 

Lo que te recomendamos es que si te encuentras con un perfil con tu información y tus fotografías, reportes el perfil falso. Todas las redes sociales permiten hacerlo de manera rápida y sencilla, por ejemplo así se hace en Facebook. Si han usado tus datos personales o tu imagen para actividades delictivas, reporta a las autoridades en el CAI Virtual o el Sistema de Denuncia Virtual.

Estas sencillas recomendaciones te ayudarán a hacer de Internet un lugar más seguro.

Por: Wilmar Medina Sánchez y Jefferson Vargas Gonzales 

Medellín, Antioquia

También conocido como acoso virtual o acoso por medio de las redes sociales, esta situación ocurre cuando hay acoso psicológico en el mundo virtual; esto puede implicar  hostigamiento, agresiones, chantaje y hasta o divulgar información confidencial como videos o fotografías íntimas.

Esta situación  implica daños recurrentes y repetitivos y puede causar angustia emocional, depresión y hasta el suicidio; pues a veces puede ser difícil parar esta situación. 

Por eso es muy importante que si estas en esta situación pidas ayuda, puedes hablar con una persona cercana, le digas a quienes te acosan que lo que están haciendo te molesta y si es el caso hacer la denuncia correspondiente, aquí encontrarás las líneas de atención a las que podrás recurrir por si eres víctima de esta situación.

Dato curioso: El matoneo virtual afecta no sólo a niñas, niños y adolescentes. Las personas mayores de 18 años también pueden ser atormentadas, amenazadas, acosadas, humilladas o avergonzadas por otro adulto.  En la actualidad desde los más pequeños, hasta los ancianos utilizamos dispositivos electrónicos y redes sociales, lo cual implica que todos somos vulnerables a dicho fenómeno virtual.

Otro dato curioso: Si eres niña, niño o adolescente y quien te acosa es un adulto, se trata de un caso de ciberacoso. El ciberbullying se da entre pares.

Por: José Marín y Daniel Tabares 

Medellín, Antioquia

Lo que más nos gusta de Internet es su rapidez e interactividad. Todos los días existen posibilidades para aprender nuevas cosas sobre muchísimos temas como, por ejemplo, tecnología, historia, marketing, juegos, o lo que se nos ocurra. También es un espacio donde podemos estar en contacto con nuestros amigos y amigas, y ver lo que están haciendo, comentar y reaccionar.

Otra razón por la que amamos Internet es que podemos estar informados de todo lo que ocurre en nuestro país o en lugares muy lejanos de nosotros, conocer sobre distintas culturas y tradiciones de lugares a los que por su lejanía, no tendríamos acceso físicamente.

Internet desaparece todas las fronteras y nos acerca a distintos lugares de una forma muy rápida. Un ejemplo de esto son aplicaciones como Google Maps. Esta herramienta nos permite pasear por un país virtualmente y recorrer sus calles. También es una herramienta que nos permite encontrar direcciones si estamos perdidos y nos ayuda a encontrar lugares. 

Internet ha cambiado todos los aspectos de nuestra vida y el mundo como lo conocíamos. En minutos podemos encontrar personas que tienen gustos parecidos a los nuestros y con los que podemos compartir e intercambiar experiencias. Además, nos brinda mucha información con la que podemos aprender y seguir nuestros intereses. 

Podemos sacar mucho provecho de la tecnología, usando de forma positiva  Internet explotando todas las cosas buenas que nos ofrece y siempre de una forma responsable.

Por: CiberConscientes 

Medellín, Antioquia

Muchas veces, navegando en Internet, nos encontramos con muchos portales de información, noticias, videos y fotos, pero la facilidad de crear contenido ha permitido que muchas personas se den a la tarea de crear información falsa. Esto para asustar o generar polémica en Internet. No obstante, aquí te daremos pistas para identificar si esa información es verdadera o falsa:

  1. Para poder identificar las noticias falsas, debemos evitar compartir cualquier información o hacerla viral porque nos pareció interesante, es importante verificar que venga de una página confiable.
  2. No leas solo el titular. Busca sobre esa información en diversas páginas, y analiza distintas opiniones. También, identifica al autor de esta información y revisa la fecha de publicación. 
  3. No hagas comentarios ni compartas información que difama a otras personas. Recordemos que existen personas malintencionadas que hacen viral información falsa  sólo para dañar a otros. Antes de compartir, verifiquemos siempre todo lo que encontramos.
  4. Difundamos solo la información que estamos seguros es verdadera. Así detenemos la oleada de noticias falsas en la red.

Con estas recomendaciones será más sencillo que no caigas en toda la información falsa que ronda por Internet y que desinforma a muchos usuarios todos los días.

Por: CiberConscientes

Pasto, Nariño

José era un joven que vivía con sus padres, y lo consentían mucho por ser hijo único. A punto de cumplir sus 18 años, José le pidió a sus padres un computador de última generación, pero no hacía mucho que ellos le habían dado un celular de alta gama, entonces le dijeron que no. Pero ante la insistencia de José, sus padres accedieron a comprarselo. 

Con el computador en sus manos, José descuidó mucho sus estudios y sus padres le manifestaron que si seguía así se lo quitarían. José, preocupado, creó una página de Facebook con otra identidad y conoció a unas chicas que querían trabajar y así ganar dinero.  

José pensó que podría ganar dinero y así no tendría que depender de sus padres, por esto les pidió a estas muchachas que realizaran videollamadas pornográficas y les prometió pagarles. José las grabó, vendió los vídeos a una página porno y ganó dinero. 

Al hacerse virales estos vídeos las muchachas denunciaron esta página de Facebook y así la policía cibernética dio con el paradero de José. Ahora José está en la cárcel y sus padres se arrepienten por haber criado a un joven tan consentido, caprichoso y ambicioso. 

Recuerda que en Internet puedes encontrar muchas oportunidades, como aprender, informarte y crear ideas que sean beneficiosas para los demás. Utiliza la tecnología siempre para el bien y nunca para dañar a otros. 

CiberConscientes de Pasto

Había una vez una señorita llamada María. Un día María estaba hablando con su novio por WhatsApp y después de tanta charla el novio le dijo que si lo amaba le mandara una foto íntima y si no, significaba que no lo amaba.

María se asustó ya que temía que su novio no la quisiera por no enviarle la foto. Para demostrarle su lealtad le mandó la foto y el novio comenzó a compartir la foto con sus amigos. 

Sus amigos empezaron a compartir la foto en diferentes grupos y esto generó que  empezaran a acosar a María. Recibía amenazas como que si no les mandaba más fotos íntimas la seguirían acosando, incluso recibía audios de personas insultándola. 

Pasado el tiempo, María, al sentirse tan acosada con las amenazas y ver cómo su foto se multiplicaba en Internet, entró en depresión y al no sentir la confianza de hablar con nadie y al no encontrar salida, decidió quitarse la vida.

La historia de María no debió terminar así. Amigos, amigas, padres e incluso las autoridades pueden ayudar a solucionar este tipo de situaciones. El contenido sexualmente explícito compartido sin autorización y el ciberbullying derivado de este son situaciones de riesgo que pueden reportarse. Ante una situación incómoda puedes hablar con las personas más cercanas y de confianza para que te orienten. 

¿Has decidido sextear? Asegúrate que bien los riesgos asociados al sexting, que tu decisión ha sido tomada sin presiones o amenazas y que lo haces sin precipitación. 

Por: Maria Fernanda Narváez

Pasto, Nariño

Hola, amigos, en esta ocasión quiero compartir una experiencia con ustedes. Fui víctima de cibercontrol. El cibercontrol es la vigilancia que alguien tiene sobre otra persona en entornos digitales. 

En mi caso, dejé que mi pareja revisara mis redes sociales como Facebook e Instagram y WhatsApp. Eso llevó a que él se volviera posesivo conmigo ya que quería saber todo lo que yo estaba haciendo y con quién conversaba. El cibercontrol puede llevar a situaciones violentas, generando  celos irracionales que pueden terminar en agresiones psicológicas y/o físicas.

Una de las soluciones para que no seamos víctimas del cibercontrol es dialogar con nuestra pareja y llegar a acuerdos para que respetemos la privacidad de cada uno. Por otro lado, es importante crear entornos de confianza, nunca es necesario revisar el celular del otro. Así, el cibercontrol no ocurrirá o se normalizará.  Recuerda que si tu pareja no está dispuesta a negociar, es mejor alejarse de esa persona. Nadie puede limitar tu libertad en Internet o en la vida offline.